Vacunación antimeningocócica: A seguir remando

publicado en: Actualidad | 0

Desde la Asociación Española contra la Meningitis reconocemos el avance en la vacunación antimeningocócica para adolescentes con la vacuna tetravalente Men ACWY adoptado en la última reunión de la Comisión de Salud Pública (CSP) del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), pero seguiremos demandando la vacunación de los lactantes con Men ACWY, así como la introducción de la vacuna Men B.

Como representantes de los afectados por una enfermedad infecciosa tan terrible como la meningitis, que afecta en un 99% a personas sanas, con un 10% de fallecidos y un 20% de afectados con secuelas graves de por vida, la disponibilidad a día de hoy de vacunas seguras y eficaces contra todos los tipos de meningococo es una gran avance y una gran suerte.

Sin embargo, no todas están en el calendario vacunal gratuito. Quedan 2 vacunas, la de Men B (el tipo más prevalente y  la vacuna de más reciente autorización, 2013) y la Men ACWY (por el aumento reciente del número de casos de W e Y), cuyo acceso es mediante la compra en farmacias.

Aun siendo de pago, y con un precio considerable, gracias a la concienciación de muchos padres, se estima se han conseguido tasas de cobertura vacunal altos, para la Men B por ejemplo, en torno al 40 o 50% de los niños y adolescentes, lo cual podría explicar incluso el descenso en casos en edad pediátrica de este serotipo en las últimas temporadas debido a la protección individual.

No obstante, el hecho de que su administración dependa de la capacidad económica de las familias, produce inequidad en el acceso a una medida preventiva tan necesaria.

En las pasadas semanas, hemos aplaudido el que varias CCAA (Castilla y León, Canarias y Andalucía) hayan decidido dar un paso al frente, en el ejercicio de sus competencias y respaldados por sus técnicos, para incluir estas vacunas en sus calendarios gratuitos, MenB para recién nacidos con la pauta 2+1 y Men ACWY a los 12 meses y 12 años.

Compartimos la idea de que es deseable y necesario un calendario vacunal común para toda España. Ahora bien, esto no puede servir de argumento para cerrar los ojos ante la evidencia ni para unificar a todos por el mínimo y no por el máximo de protección de la población.

Por eso teníamos puestas nuestras esperanzas este pasado 14 de marzo en la reunión de la CSP en que una nueva revisión de la epidemiología meningocócica, cambiante y creciente en los 2 últimos años, así como los datos disponibles sobre la aplicación de más de 10 millones de dosis de la vacuna contra Men B en toda Europa, más la nueva posición de estas 3 CCAA  pudieran cambiar las tornas en la decisión de la CSP y que se lograra un consenso para Cerrar el Círculo de la Meningitis en España, todos a la vez.

Sin embargo, finalmente se ha impuesto el punto de vista restrictivo de los técnicos de salud pública del ministerio, pero también de las CCAA que han corroborado la decisión de no incluir la Men B por ahora ni la tetravalente en lactantes.

Sobre los argumentos empleados para rechazar la inclusión de la vacuna Men B quizás el más sangrante (por inaudito) sea el de la seguridad cuando la vacuna lleva ya más de 30 millones de dosis aplicadas en todo el mundo, muchas de éstas en España, sin haberse registrado incidencias significativas.

Sobre la efectividad de la vacuna Men B, hay ya evidencia significativa de descenso en el número de casos en el Reino Unido tras 3 años de aplicación de la vacuna en calendario para lactantes, conocida perfectamente por el Ministerio y están en elaboración y fase previa a su publicación los estudios correspondientes.

Son muchas las voces que se han alzado contra esta decisión, la muy documentada del CAV-AEP y por citar a un profesional nos ha gustado mucho el repaso que daba en Twitter a la decisión, Josep Marés:

Saludamos por supuesto la decisión adoptada de aplicar la tetravalente Men ACWY a los 12 años incluido el catch-up para adolescentes de 13 a 19 años, pero creemos que además de la duda sobre los plazos de aplicación y la dificultad de la medida (las campañas de vacunación de adolescentes no consiguen tasas cobertura tan altas como en lactantes) el Ministerio y la CSP se quedan cortos una vez más.

Y la pregunta que nos hacemos es: ¿Qué le diremos a los padres que pierdan un hijo en los meses y años venideros, de una enfermedad prevenible mediante vacunación? ¿O al afectado que quede con secuelas de por vida? ¿Quién asume esa responsabilidad?

Al menos nosotros queremos evitar esta situación con un calendario de máximos que proteja a la población infantil y adolescente contra todos los tipos de meningitis y vamos a seguir “remando” duro para cerrar el círculo de la meningitis.

 

Foto por Alberto Varela (Enrique López de Pedreña - III Bandera de Bilbao 2011)