La historia de Mary: afectada por Meningitis meningocócica con edema cerebral e hidrocefalia.

publicado en: Actualidad | 0

En estos tiempos, nos siguen llegando casos y testimonios a la Asociación, ahora más que nunca las personas que han padecido Meningitis y sobre todo graves secuelas saben la importancia que tienen quedarse en casa y no propagar más este virus que está afectando de manera inimaginable a nivel mundial. Mary comparte con todos su experiencia, no os persáis a continuación su relato.

Hola mi nombre es Mary González y hace 4 años sufrí la Meningitis meningocócica con edema cerebral e hidrocefalia.

Días previos me sentía cansada y como si tuviera gripe y con fiebre, esto era el 4 de Abril de 2016, llame a mi hermana para que me llevara al médico porque la fiebre no bajaba me bajaba con paracetamol e ibuprofeno pero al pasar el efecto, subía.. los médicos me decían que era apendicitis me hicieron un TAC para descartarlo. Estuve toda esa noche en observación y al día siguiente me dieron el alta señalando que tenía arenillas en el riñón, me dan antibióticos y para casa sin hacerme la punción indicada, con 40 de fiebre.

Tengo 2 hijas, ellas se fueron a comer con mis padres, y la suerte mía que llegaron a casa para coger los libros ya que tenían clases por la tarde y me vieron mal de nuevo, eso que no hacía ni 1 hora que había llegado de urgencias.

Estaba desorientada, decía tonterías, llamaron a mi madre y al 061, cuando la doctora me vio, les dijo que me llevaran de nuevo a urgencias, me hacen punción TAC y entro en quirófano de urgencias. Al salir de la operación les informan a mi madre y mi hija que estaba en estado crítico y que no sabían si aguantaría 2 horas con vida y si salía que iba quedar con secuelas porque tenía el cerebro lleno de líquido. La intervención fue con anestesia general.

Estuve en UCI en coma monitorizada, entubada, con una sonda para comer, 3 bolsas de antibióticos y cuando empecé a despertar no conocía a mi hija... estaba muy asustada pero poco a poco fui mejorando tanto que hasta los médicos no se lo creían. Cuando me levantaron no sabía caminar, poco a poco fui cogiendo fuerzas, me bajaron a planta y venían cada poco hacer la prueba del azúcar porque estando allí me hice diabética (ahora ya no lo soy) baje mucho de peso... 47 kilos llegue a pesar. Me fui recuperado poco a poco y me dieron el alta con controles.

En Agosto dese mismo año me dio otra vez, no tan fuerte, pero estuve 20 días ingresada. Ahora cada 6 meses me hacen controles. Yo tengo la suerte de contarlo hay muchos que no.


Por ello desde aquí quiero decirlos a todos por favor quedaros en casa, porque cuando pasa algo grave, no solo sufrimos nosotros sino también nuestra familia.  Yo no me entere de lo que pasaba cuando me dio la Meningitis pero mi familia lo pasó muy mal.