La Asociación nace del anterior equipo y legado de la Fundación Irene Megías que en el periodo 2006-2016 fue pionera en la lucha contra la meningitis en España, consiguiendo logros notables de los que nos sentimos muy orgullosos.

Los miembros, socios y delegados territoriales de la Asociación somos mayoritariamente personas que hemos sido directamente afectadas por la enfermedad, bien por haber perdido a un hijo, hija o familiar cercano o por haber sido supervivientes de la misma, con o sin secuelas, pero la asociación tiene un carácter completamente abierto a cualquiera que desee colaborar en la lucha contra esta enfermedad.

Debido a que la meningitis y sepsis puede afectar a cualquiera (aunque es cierto que la incidencia es mayor en la infancia, puede darse a cualquier edad), la labor de la Asociación es de absoluto interés nacional pues persigue la prevención y protección para toda la población, tanto de niños como de adultos.

Nuestra Junta Directiva

“Lo que me propuse es convertir la desgracia de perder a mi hija en motivación y energía positiva para evitar que otros padres pasen por lo mismo.”

Santiago García Blanco es Ingeniero de Telecomunicación y ha trabajado durante casi 20 años en distintas posiciones en el sector privado y público. Perdió a su hija Candela por una sepsis meningocócica en enero de 2006. Desde entonces usa parte de su tiempo libre representando a los pacientes para promover la concienciación de la opinión pública, impulsar la Investigación sobre la Meningitis (contándolo desde 2009 en el Blog www.investigandoenmeningitis.es) o promover el acceso a las vacunas disponibles como la mejor forma de prevención de la enfermedad. A Santi le encantan el cine y el deporte. Hoy es el Presidente de la AEM.

“Sobrevivir sin secuelas a una meningitis bacteriana no es lo habitual. Solamente la vacunación asegura la erradicación de una enfermedad tan grave.”

Elena Moya con sólo 4 años contrajo meningitis por meningococo. Gracias a la rápida actuación de sus padres, de los pediatras de Urgencias, y a pesar de la  aparición de las primeras petequias, salió adelante sin secuelas. Estudió Filología Francesa y ha sido profesora durante casi 20 años. Ahora da charlas en centros escolares para  difundir los síntomas de la meningitis y de la sepsis. También representa a las familias afectadas en congresos médicos nacionales e internacionales. Es la coordinadora para CoMO (Confederation of Meningitis Organizations) de las 18 organizaciones que luchan contra la meningitis en Europa y en Africa. Le gusta mucho viajar, estudiar idiomas y los bailes africanos. Es mamá de tres niños. Hoy es la Vicepresidenta de la AEM.

“Pretendo erradicar del mundo la meningitis.”

Hoy Carmen Vicente es la secretaria de la AEM. Ha trabajado en un estudio de arquitectura, en una inmobiliaria, en una empresa constructora y en la Fundación Irene Megías. De allí surgió su interés por la enfermedad a través de su amistad con Jorge Megías y Puro. Le gusta mucho leer, pintar y el arte en general. Es mamá de 3 hijos.

"La meningitis me marcó para siempre pero no me venció.”

Cristina Regojo Balboa sufrió meningitis con cuatro años cuando Galicia, su tierra natal, era azotada por la mayor epidemia de meningitis de Europa Occidental. Sufre entre otras secuelas una sordera bilateral profunda que intenta paliar con un implante coclear y un audífono superpotente. El asesoramiento a discapacitados auditivos es también uno de sus objetivos pues la integración completa de los sordos en la sociedad pasa por el lenguaje oralista y  por dar a conocer a la sociedad su realidad. Estas secuelas no fueron ningún impedimento para alcanzar sus metas. Hoy es médico especialista en Análisis Clínicos, trabaja en el Hospital de Pontevedra y analiza los líquidos cefalorraquídeos de los pacientes sospechosos de meningitis. Su implicación tanto personal como profesional en la AEM le han servido para ser la responsable de atención a los afectados. Para ella ofrecer su apoyo a los demás es una necesidad vital. Mamá feliz de un chico y de una niña , lo que más le gusta es disfrutar el tiempo libre con su familia.

Hoy la doctora Regojo es la Vocal para Atención a Pacientes de la AEM.

“La vida me dio una segunda oportunidad y la aprovecho cada día, cada hora, cada minuto.”

A los padres de Gloria García Idáñez le dijeron que no podría estudiar si sobrevivía. Pero Gloria sobrevivió, estudió Filología Francesa y Traducción e Interpretación. Ha vivido en Francia e Inglaterra, ha trabajado de traductora y ahora se dedica a la enseñanza.

Es una chica vitalista, con ganas de vivir. Viajera, lectora empedernida, cocinar es otra de sus pasiones, estar con los amigos. Disfruta con las cosas pequeñas de la vida. Y se preocupa por ayudar a aquellas personas que sufren la sepsis meningocócica, porque la vacuna llegue a todos los niños, porque se siga investigando esta enfermedad...